Archivo | Reflections RSS for this section

Els testimonis del MIJS/Los testimonios del MIJS

Amb aquesta entrada en format vídeo us fem una mica de promo del MIJS! No us perdeu els testimonis!

Con esta entrada en formato vídeo os queremos hacer un poco de promo del MIJS. ¡No os perdáis los testimonios!

 

Anuncios

El elixir de la eterna juventud, por Carles Feixa

El profesor del MIJS y Catedrático de Antropología Social, Carles Feixa, desvela el secreto más preciado…

 

“No es el ajo ni la alquimia: el secreto de la eterna juventud es investigar y/o trabajar sobre/con personas jóvenes. Para formarse en este ámbito, como especialista en estudios de juventud o como técnico en políticas de juventud, nada mejor que cursar un Máster interuniversitario, como el que ofrecen seis universidades públicas catalanas. Lo afirma quien ha sido monaguillo (activista en organizaciones juveniles) antes que fraile (profesor en dicho máster).”

Más información sobre el Máster interuniversitario en Juventud i Sociedad

 

TRANSGANG: mediando con pandillas juveniles, por Carles Feixa

El profesor del MIJS y Catedrático de Antropología Social, Carles Feixa, nos describe el proyecto TRANSGANG:

 

¿Pueden ser las bandas juveniles transnacionales agentes en la resolución de conflictos? El proyecto TRANSGANG, financiado con un Advanced Grant del European Research Council, se presentó hace unos días en el departamento de comunicación de la UPF. Dicho proyecto analizará durante cinco años las experiencias de mediación en las que hayan intervenido miembros de grupos juveniles de la calle, en 12 ciudades del sur de Europa, el norte de Africa y America Latina. El objetivo es revisar tanto las teorías como las políticas de tolerancia cero aplicadas a las bandas juveniles.

Más información aquí.

Carles Feixa: “¿Qué les pasa a los jóvenes?”

feixatve

El profesor del MIJS y Catedrático de Antropología Social Carles Feixa ha participado recientemente en el programa #HoraPuntaTVE y nos obsequia con esta reflexión:

¿Qué les pasa a los jóvenes? por Carles Feixa

“The Ghetto Family: el peligroso grupo de adolescentes que atemoriza Bilbao”. Así se anuncia en Twitter el programa de #HoraPuntaTVE que acabo de grabar en los estudios de Mediapro Barcelona (justo al lado del Departament de Comunicació de la UPF donde doy clases). No es fácil cuestionar las ideas estereotipadas sobre la “juventud descarriada” –como se llamaba antes- o las “bandas vioentas” –como se llama ahora-, que atraen todos los estigmas de marginalidad y exclusión, justo antes que se emita la final de #OperaciónTriunfo –que trata sobre otra juventud tan minoritaria como modélica. Pues como afirmaba el antropólogo francés Jean Monod en 1968, las bandas juveniles son siempre la imagen deformada de nuestros propios fantasmas.

Joves en situació de risc

El maltractament a l’adolescència.

Segons Cano (2011, p.43) el maltractament a l’adolscència seria “qualsevol dany físic o psicològic no accidental, ocasionat pels seus pares o cuidadors, que succeeix com a resultat d’accions físiques, sexuals, o emocionals, per acció o per omissió, i que amenacen al seu desenvolupament òptim, tant físic com psicològic”.

El maltractament en l’adolescència també s’ha contextualitzat com el resultat dels intents per part dels tutors/progenitors d’adoctrinar als fills, utilitzant una disciplina violenta perquè pensen que és la única factible, i que per tant l’única que pot funcionar a l’hora d’educar a un jove (Crouch i Behl, 2001).

Observant el gran ventall de definicions i estudis que s’han dut a terme en relació al concepte, es pot afirmar que el maltractament en l’adolescènia és un concepte un tant ambigu doncs varia depenent de la societat en la qual ens trobem, així com la comunitat i la metodologia o pràctiques educatives empleades en cadascuna d’aquestes, tal i com afirma Cano (2011). Es troben contínues discussions i debats sobre els drets i els beneficis, en diverses societats, de fer us dels càstigs corporals. És per això que la línia entre el que es considera maltractament físic és interpretada de manera diferent arreu dels països (Kjellgren, Göran Svedin, i Nilsson, 2011).

Covell i Howe (2012) asseguren en les seves recerques, que algunes de les conseqüències que pot patir un adolescent i/o jove que ha estat maltractat són la violència interpersonal i/o l’abús de substàncies, entre d’altres.

En relació a aquest darrer problema, Anda et al (2006) van trobar una clara relació entre les persones que havien patit maltractaments en l’adolescència i l’abús de substàncies (alcohol, drogues il·lícites, nicotina) d’aquestes en l’edat adulta. Aquest fet s’explica, perquè com bé diuen els estudis, els primers factors d’estrès condueixen a una major activitat del locus coeruleus del cervell, fet que produeix una alliberació de noradrenalina. Les substàncies com l’heroïna i l’alcohol disminueixen l’activitat del locus coeruleus, mentre que la retirada d’aquestes substàncies provoquen l’efecte contrari. Els propis participants de l’estudi, adults que van patir maltractaments en la seva adolescència o joventut, afirmen que el consum de les drogues, disminueix l’estrès posttraumàtic.

Situacions de risc i de desemparament.

Es troben dues situacions: la situació de risc i la situació de desemparament. La llei 14/2010, dels drets i les oportunitats en la infància i l’adolescència (LDOIA), defineix situació de risc a aquella que “afecta al desenvolupament i al benestar del infant o adolescent per circumstàncies socials, personals o familiars, però que no és necessària efectuar la retirada del nucli familiar”, Aquesta llei, defineix desemparament com a “situació en què els infants o els adolescents els hi manquen els elements bàsics per al desenvolupament integral de la personalitat, sempre que per a llur protecció efectiva calgui aplicar una mesura que impliqui la separació del nucli familiar”.

La clara diferència entre els conceptes explicats anteriorment, recau en la gravetat de la situació en la que es troba l’adolescent i la necessitat de ser protegit fora de la família. La situació de risc és valorada com a menys greu que la situació de desemparament.

Finalment, aquí us deixo un enllaç el qual parla sobre la relació entre els joves i els riscos. Ho trobo interessant per tal que es vegi clarament la diferència entre joves en situació de risc i la relació entre aquests i el risc!

 

Referències bibliogràfiques

            Anda, R.F., Felitti, V.J., Bremner, D., Walker, J.D., Whitfield, C., et al (2006). The enduring effects of abuse and related adverse experiences in childhood. European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience, 256, 174-186.

            Cano, S. (2011). Currículum educativo de los Centros Públicos de Protección de Menores en Andalucía: Análisis de contenido axiológico (Tesis doctoral inédito). Universidad de Granada, 2011, 43.

Covell, K., Howe, R. (2006). Psychological maltreatment and children’s right to health. Canada: Cape Breton University Children’s Rights Centre.

            Crouch i Behl. (2001). Relationships among parental beliefs in corporal punishment, reported stress, and physical child abuse potential. Child abuse and neglect, 25, 413-419.

            Ley 14/2010, del 27 de mayo, de los derechos y las oportunidades en la infancia y la adolescencia. BOE, de 18 de junio de 2010, núm 156, pp. 56372 a 56433.

            Kjellgren, C., Göran Svedin, C i Nilsson, D. (2013). Child Physical Abuse- Experiences of Combined Treatment for Children and their Parents: A Pilot Study. Child Care in Practice, 19:3, 275-290 .

JÓVENES Y RIESGOS, ¿UNAS RELACIONES INELUDIBLES? 

Jóvenes, deporte y espacio público. Que papel juega la administración local?

Si nos centramos en la práctica deportiva (no federada), a nivel local y en espacios públicos, no podemos olvidar el papel adoptado por parte del equipo político del municipio. El peso que pueda tener la “cartera” (normalmente Cultura, Tiempo libre, etc.) dónde este equipo sitúe a la juventud y los deportes, será una de las bazas determinantes para su protagonismo.

Con esto no queremos insinuar, al menos en un sentido generalizado, que des de las diferentes instituciones municipales no se haya trabajado bien en algunos aspectos. Puesto que en lo referente a la construcción de zonas y equipamientos, sobre todo en los años 80, con el inicio de la democracia y el estado del bienestar, fue más que correcto; llevándose a cabo una especie de “municipalización” del deporte. No cabe olvidar, sobretodo en Cataluña y de forma más concreta en Barcelona, toda la serie de equipamientos que se construyeron o renovaron esperando a los Juegos Olímpicos del año 1992. Este proceso no sólo se llevo a cabo en la capital, si no que hubo subvenciones a disposición de las respectivas administraciones locales para la mejora o construcción de equipamientos deportivos.

Sin embargo, hoy en día, transcurridos más de 20 años,  muchos de esos equipamientos e instalaciones se encuentran en des-uso, en mal estado o simplemente ese espacio está cumpliendo con otra función distinta a su función natural. Este último aspecto, podría ser el único que no fuera negativo, puesto que el espacio en concreto puede estar albergando cualquier tipo de actividad asociativa relacionada con la cultura, el municipio etc. En la parte negativa, claro está, encontraríamos tal espacio público frecuentado por “pandillas”, consumo de drogas, vertederos de residuos improvisados y todo este variado abanico de “usuarios”. La evolución y transformación que han sufrido este tipo de espacios públicos han dependido, en una gran parte, de la política municipal, de sus praxis en la gestión y quizá también del afán de riqueza extra de algunos de los componentes del equipo político local.

Muchas de las veces este tipo de políticas sociales, sobretodo las enfocadas alrededor de los jóvenes, no se han orientado de una forma deseable y han acabado perjudicando (aunque de forma sutil), como no, a los ciudadanos de clase baja, los colectivos inmigrantes etc. Desplazándolos hacia la periferia de la ciudad, teniéndolos controlados y “fuera” del radio central del municipio.  Por otro lado, también ha existido un cierto afán de lucro por parte de bastantes políticos, apostando por la empresa privada en el sector deportivo municipal a través de dudosos contratos, concursos o convenios. Cediendo muchos de estos espacios mediante opacas negociaciones (por llamarlo respetuosamente), donde los futuros equipamientos estarán solamente al alcance de las clases sociales más favorecidas.

Algunas de estas acciones , por desgracia tan cotidianas, tienen un impacto enorme en la configuración social de un municipio, sobre todo en lo referido a igualdad de oportunidades entre sus habitantes. Todas y cada una de las acciones emprendidas por parte del ayuntamiento de turno tienen unas consecuencias a nivel local, consecuencias que no hacen más que perpetuar la desigualdad social entre los jóvenes del municipio. Algo que, muchas veces, parece no importar en absoluto a la administración local. Hay que tener en cuenta el gran valor que para los jóvenes tiene el espacio público, sobretodo para los que proceden de familias con rentas bajas. Donde ante la imposibilidad de acceder a la mayoría de club deportivos locales, debido a sus altas cuotas, el espacio público se transforma en el único lugar para llevar a cabo la práctica del deporte fuera del horario escolar. Y no sólo se transforman en un lugar de práctica deportiva, si no que estos espacios se transforman en verdaderos lugares de socialización e identificación para estos jóvenes.

Des de los ayuntamientos locales debería trabajarse con la importancia que merece este tema, acondicionando todos estos espacios, pero no únicamente esto. Se debería también de fomentar el acceso de los jóvenes de familias más desfavorecidas a todos y cada uno de los equipamientos deportivos del municipio, a través de ayudas en las cuotas, etc. De esta forma, al menos estaríamos dando una verdadera oportunidad de integración a estos jóvenes, ofreciéndoles todas las opciones que tienen dentro de su contexto local. No se trata tanto de mejorar todos estos espacios (que si), si no de ofrecer las herramientas necesarias para que el propio joven pueda integrarse debidamente e identificar-se con su comunidad.

Para salir del lío

Breve reflexión sobre la importancia de las políticas públicas para la juventud

En este tiempo y lugar, de brexits y plebicitos donde gana el no a la inclusión social y a la paz, de presidentes elegidos por tres millones de votos menos (votos adultos, votos casi todos viejos), se hace preciso, más que nunca, preguntarse por la necesidad de gobernar con políticas públicas para la juventud.

Cómo no tener dudas al respecto si la juventud parece ese mal necesario porque el que todos tenemos que pasar. Los indígenas y los negros se enfrentan toda su vida a la clase hegemónica, porque su condición subalterna nunca cambia, lo que significa que cada individuo tiene un promedio de setenta años de “lucha” por delante. Por el contrario, los jóvenes solo transitan por la subalternidad, luego pasan a mejor vida, su lucha tiene un tiempo definido y preciso para llevarse a cabo.

Para la muestra un botón. Mientras preparaba este texto, la revista Semana, una de las más importantes de Colombia, publicaba un artículo titulado: Así son los Peter Pan del siglo XXI que en su párrafo de introducción habla de Sebastián en estos términos: “Este joven forma parte de los Peter Pan del siglo XXI, Millennials, nacidos entre 1980 y 1999, que se demoran en abandonar la casa materna y no quieren valerse por sí mismos, sino depender de sus padres. Viven en un limbo entre la adolescencia y la adultez.” el autor o la autora, se cuida bien de hablar de “la casa materna” en lugar de la tradicional “casa paterna”, acaso porque se quiere curar en salud con el movimiento feminista, y es que si el artículo se tratara sobre mujeres víctimas de maltrato físico y comenzara diciendo que ellas no se separan de sus parejas porque les gusta que las golpeen, el debate hubiera sido mayúsculo –con justa razón– y con consecuencias para la revista que pasarían, como mínimo, por publicar una disculpa. En el caso de los jóvenes, se les puede acusar con total impunidad no solo de ser los responsables únicos de las condiciones estructurales que retrasan su proceso de emancipación, sino también de “querer” estar en estas condiciones. La lucha, por ahora, es individual, con decenas de comentarios en la publicación de Facebook de la revista donde cada joven cuenta su historia personal para defenderse.

Este es solo un ejemplo de cómo se lleva a cabo el proceso de estigmatización de los jóvenes, donde se puede observar claramente cómo desde los medios se promueve el consenso moral del que habla Domingo Comas y que permite imponer la idea de derechos restringidos para los sujetos jóvenes. A través de la circulación de este tipo de contenidos, supuestamente asentados en estudios y que difunden la voz de “los expertos”, se logra que la opinión pública termine concediendo que a los jóvenes se los despoje de la ciudadanía activa, porque aún no están listos –no quieren estar listos– para el compromiso social que se requiere (Comas, 2011). De tal manera que esa “especie de limbo” en que se encuentran los jóvenes por gusto propio –según los sicólogos a los que acude el periodista del artículo– es más bien el resultado de un círculo vicioso al que el sistema arroja los jóvenes: limita su participación plena en la sociedad con el argumento de que no tienen las capacidades para hacerlo, imposibilitando así la adquisición de las habilidades –y la estructura– necesarias para ser precisamente capaces.

A los sujetos jóvenes se les niega la condición de categoría social, porque de lo contrario, el sistema tendría que admitir, por evidente, la subalternidad de esta categoría, y los adultos no tendrían más opción que asumir su condición de categoría social dominante. Las políticas públicas de juventud son la manera en que el Estado asume la existencia de esta categoría social y legisla para garantizar los derechos de esta población. En una entrevista reciente la afrodescendiente Paula Moreno, exministra de cultura de Colombia, decía a favor de la legislación especial para los afrocolombianos: Esperar que una sociedad solamente por conciencia abra los espacios es muy complejo, porque, a veces, uno no puede dejar la inclusión a la conciencia y esperar que el otro lo haga simplemente por buena voluntad. Se necesita abrir espacios que brinden oportunidades en condiciones de igualdad. La igualdad de oportunidades no se da por ósmosis”. Pues eso.

Bibliografía:

Comas, D. (2011). “¿Por qué son necesarias las políticas de juventud?”, en Revista de Estudios de Juventud , 94, 11-27.