JÓVENES Y RIESGOS, ¿UNAS RELACIONES INELUDIBLES?

Bibliografia obligatòria per als que treballem amb i per als i les joves

Sin título

 

L’entrada d’avui és la presentació d’un llibre que, per les persones que treballem amb la realitat juvenil, ens pot ser especialment útil i interessant. Es tracta d’una recopilació d’articles científics de varis autors, referents a diferents camps d’investigació i des dels quals abordar el treball amb joves tenint en compte el factor del risc: el mercat laboral, els processos d’emancipació, la salut i el benestar (tant físic com psicològic) i, dins d’aquest, la qüestió dels consums i usos de les drogues, la convivència en sentit ampli, la inclusió de la perspectiva de gènere, l’espai públic i l’espai d’oci, els agents socialitzadors com la família i l’escola, etc.

Aquesta aproximació a la relació de joves-risc des de diversos àmbits, permet al lector una panoràmica contextual més àmplia, veure quines són les diferències i les similituds, les variables i les constants, que teixeixen aquest nexe en cadascuna de les esferes (salut, oci, emancipació…). A mesura que avança la lectura, veiem doncs com, quan analitzem de forma més transversal aquestes correlacions, ens adonem que els riscos estan estretament lligats, no tant amb els joves, sinó amb molts d’altres factors estructurals.

Aquesta qüestió fa que, en primer lloc, ens plantegem si: és just que cataloguem als joves com a problemàtics o com a col·lectiu principal en relació a les anomenades popularment conductes de risc? És a dir, cal que ubiquem al jove com el centre de la problemàtica? O potser hauríem de traslladar el punt de vista cap a l’altra banda: la del context i les polítiques?

En aquest sentit, el llibre ens dona moltes pistes de quines són les característiques de l’entorn (més i menys proper) en les que es mouen els joves i prenem consciència de quant complicades són algunes circumstàncies i situacions en les que estan immersos. Hem de defugir, per tant, de la culpabilització constant dels joves i de fer-los responsables de tot el que els passa (quan la responsabilitat recau única i exclusivament en ells i elles).

Tal i com s’explicita en un dels capítols: “esta falta de rigor acaba traduciéndose en una exageración de las conductas juveniles para seguir identificándolas con el riesgo, alimentando así aquellos discursos del miedo más generales que vehiculan los medios para, a su vez, seguir justificando ciertas políticas e Instituciones (Comas, 2005; Romaní, 2007:29).”

Cal que prenguem consciència d’on ens movem i quines són les regles del joc, ja que, com a tècnics, aquesta informació i saber ens donarà més eines i marge de maniobra per actuar en pro de la joventut i de les necessitats reals d’aquesta, les seves inquietuds, interessos.. A més a més, aquesta obra és un clar exemple de com el coneixement s’interrelaciona des de diferents camps i disciplines, es complementa i es contrasta, per arribar en més profunditat a qüestions que, d’una altra forma seria impossible.

Per últim, remarcar que pren especial rellevància en aquest llibre el seu format, és a dir, l’aglutinament de diferents textos acadèmics en base a força autors, ja que en podem deduir la idea de la importància del treball en xarxa. Comptar amb diferents professionals, entitats i òrgans de referència que tinguin un discurs semblant al propi serà vital per generar coneixement i reconeixement dels subjectes i de la professió des d’altres posicions a les pròpiament dominants o populars.

Espero que us hagi animat a la seva lectura!  🙂

 

Romaní, O. (coord.); Planas, A., Feixa, C., Trilla, J., R.Saura, J., Casal, J.,  Figueras, M. i Soler, P. (eds.) (2011): Jóvenes y riesgos, ¿unas relaciones ineludibles? Ed.Bellaterra

Para salir del lío

Breve reflexión sobre la importancia de las políticas públicas para la juventud

En este tiempo y lugar, de brexits y plebicitos donde gana el no a la inclusión social y a la paz, de presidentes elegidos por tres millones de votos menos (votos adultos, votos casi todos viejos), se hace preciso, más que nunca, preguntarse por la necesidad de gobernar con políticas públicas para la juventud.

Cómo no tener dudas al respecto si la juventud parece ese mal necesario porque el que todos tenemos que pasar. Los indígenas y los negros se enfrentan toda su vida a la clase hegemónica, porque su condición subalterna nunca cambia, lo que significa que cada individuo tiene un promedio de setenta años de “lucha” por delante. Por el contrario, los jóvenes solo transitan por la subalternidad, luego pasan a mejor vida, su lucha tiene un tiempo definido y preciso para llevarse a cabo.

Para la muestra un botón. Mientras preparaba este texto, la revista Semana, una de las más importantes de Colombia, publicaba un artículo titulado: Así son los Peter Pan del siglo XXI que en su párrafo de introducción habla de Sebastián en estos términos: “Este joven forma parte de los Peter Pan del siglo XXI, Millennials, nacidos entre 1980 y 1999, que se demoran en abandonar la casa materna y no quieren valerse por sí mismos, sino depender de sus padres. Viven en un limbo entre la adolescencia y la adultez.” el autor o la autora, se cuida bien de hablar de “la casa materna” en lugar de la tradicional “casa paterna”, acaso porque se quiere curar en salud con el movimiento feminista, y es que si el artículo se tratara sobre mujeres víctimas de maltrato físico y comenzara diciendo que ellas no se separan de sus parejas porque les gusta que las golpeen, el debate hubiera sido mayúsculo –con justa razón– y con consecuencias para la revista que pasarían, como mínimo, por publicar una disculpa. En el caso de los jóvenes, se les puede acusar con total impunidad no solo de ser los responsables únicos de las condiciones estructurales que retrasan su proceso de emancipación, sino también de “querer” estar en estas condiciones. La lucha, por ahora, es individual, con decenas de comentarios en la publicación de Facebook de la revista donde cada joven cuenta su historia personal para defenderse.

Este es solo un ejemplo de cómo se lleva a cabo el proceso de estigmatización de los jóvenes, donde se puede observar claramente cómo desde los medios se promueve el consenso moral del que habla Domingo Comas y que permite imponer la idea de derechos restringidos para los sujetos jóvenes. A través de la circulación de este tipo de contenidos, supuestamente asentados en estudios y que difunden la voz de “los expertos”, se logra que la opinión pública termine concediendo que a los jóvenes se los despoje de la ciudadanía activa, porque aún no están listos –no quieren estar listos– para el compromiso social que se requiere (Comas, 2011). De tal manera que esa “especie de limbo” en que se encuentran los jóvenes por gusto propio –según los sicólogos a los que acude el periodista del artículo– es más bien el resultado de un círculo vicioso al que el sistema arroja los jóvenes: limita su participación plena en la sociedad con el argumento de que no tienen las capacidades para hacerlo, imposibilitando así la adquisición de las habilidades –y la estructura– necesarias para ser precisamente capaces.

A los sujetos jóvenes se les niega la condición de categoría social, porque de lo contrario, el sistema tendría que admitir, por evidente, la subalternidad de esta categoría, y los adultos no tendrían más opción que asumir su condición de categoría social dominante. Las políticas públicas de juventud son la manera en que el Estado asume la existencia de esta categoría social y legisla para garantizar los derechos de esta población. En una entrevista reciente la afrodescendiente Paula Moreno, exministra de cultura de Colombia, decía a favor de la legislación especial para los afrocolombianos: Esperar que una sociedad solamente por conciencia abra los espacios es muy complejo, porque, a veces, uno no puede dejar la inclusión a la conciencia y esperar que el otro lo haga simplemente por buena voluntad. Se necesita abrir espacios que brinden oportunidades en condiciones de igualdad. La igualdad de oportunidades no se da por ósmosis”. Pues eso.

Bibliografía:

Comas, D. (2011). “¿Por qué son necesarias las políticas de juventud?”, en Revista de Estudios de Juventud , 94, 11-27.

JOVES I TECNOLOGIES MÒBILS

Tecnologia i Joventut, mòbil com a eina o com perill

En la setmana del Mobile World Congress a Barcelona, són moltes les noticies que ens envaeixen respecte els avanços tecnològics i concretament del mòbil. Alguns programes televisius recents (Salvados) i, sobretot, la realitat tecnològica que es viu dia a dia, ens ha d’ajudar a poder reflexionar sobre l’aparell que fem servir més al llarg del dia: el mòbil.

En aquest context, el passat 28 de febrer vaig assistir a la taula rodona “Joves i tecnologies mòbils per contribuir als reptes globals” amb la pretensió de poder ampliar coneixements a través del intercanvi d’experiències i vivències, alhora què assabentar-me del posicionament de les nostres institucions respecte aquest fenomen que marcarà el nostre futur, però ja, el nostre present.

A la taula hi estava representada per actors de diversos sectors implicats en la potencialitat de la joventut, les noves tecnologies i l’educació, concretament:

– Sr. Frank la Rue, Director General Adjunt del Sector Comunicació i la Informació de la UNESCO

– Sra. Marta Vilalta, Directora General de Joventut. Generalitat de Catalunya

– Sr. Jordi Vivancos, Cap de l’Àrea de Tecnologies per a l’Aprenentatge i el Coneixement, Departament d’Ensenyament . Generalitat de Catalunya.

– Sr. Francesco Cavallari, President. Video Games Without Borders

– Sr. Ismael Peña-López, director d’Innovació Oberta de la Fundació Jaume Bofill, membre del comitè científic d’Educació Demà (www.educaciodema.cat) i professor a la UOC

– Sr. Alfonso Rubio-Manzanares – Secretari General de Sinergia (Entitats catalanes d’empreses TIC) i ambaixador de la UNESCO/RMB

En aquest petit article intentaré realitzar una petita síntesi del que es va tractar, alhora que adjuntar alguns links perquè pugueu ampliar informació respecte el tema que sigui del vostre interès.

Comencem per un projecte interesant de la UNESCO, el Youth Mobile –Empowering Young people, amb una visió transformadora de la joventut i que pretén treballar la utilització de les “tecnologies” des de lo positiu, com a un nou projecte de ciutadania facilitant l’educació, conscienciant sobre el medi ambient i treballant des d’un punt de vista de gènere.

Seguint amb Marta Vilalta, Directora General de Joventut a Catalunya que va reflexionar sobre les TIC i els joves, entenent-lo com una binomi de transformació social.

Les TIC són una eina  de transformació social que facilita als/les joves a convertir-se en actors protagonistes d’aquesta transformació, relacionant-lo amb noves formes de participació, d’apoderament i de comunicació. El Departament de Joventut ja fa un temps que hi treballa al respecte, i de fet van publicar l’octubre del 2016 el següent llibre:

Tic i joves. Reflexions i reptes per al treball educatiu

Des del Departament d’Ensenyament va incidir en la diferenciació entre les TIC (Tecnologies de la Informació i Comunicació) i les TAC (Tecnologies de l’Aprenentatge i Comunicació), i també es van exposar alguns projectes, amb projectes com mSchools creat per ajuda els alumnes i els docents a integrar les tecnologies mòbils a l’aula de manera eficaç i la seva selecció de contingut mòbil educatiu de qualitat Toolbox, un treball alimentat per professorat que tria apps i experiències per a l’aula i les recomana.

Crear els recursos, inventar apps,… Mobilitzem la Informàtica, es el programa impulsat per la MWCB que fomenta la creativitat de l’alumnat, la passió per buscar solucions a necessitats o hàbits comuns, prospeccions de futur, idees potencialment interessants, la suma d’esforços d’un treball col·lectiu vers un objectiu concret.

Francesco Cavallari ens va endinsar en l’àmbit dels vídeo jocs més socials i formatius a través de VGWB (Video Games Without Borders) una organització sense ànims de lucre i comunitat global que creu en els vídeo-jocs com eina de canvi per una societat millor.

video-games

Ismael Peña-Nieto ens va exposar els nous processos educatius que han d’esdevenir amb els joves, on hauran d’emancipar-se de les entitats educatives tradicionals. No es un al·legat sobre aquestes institucions, sinó una visió de cap on anem (és interessant llegir part de la seva obra).

heutagogia

*Heutagogia es el concepte d’aprenentatge autodirigit en el que l’estudiant es el gestor i promotor del seu propi procés d’aprenentatge a través de l’auto-educació, l’auto-disciplina i auto-organització.

Per acabar, el Secretari general de Sinèrgia va exposar la percepció dels joves sobre els mòbils. –“Per ells és com una vareta màgica”, que en positiu és:

  • Una font d’informació
  • Una font de formació
  • Una font d’expressió
  • Una font lúdica
  • Una font de comunicació

Cal assenyalar, que el plantejament de la taula anava molt encaminada a la visió “en positiu” de l’ús dels mòbils, deixant una mica de costat els riscos que també implica aquesta mena de dispositius, sent també un focus interessant de debat: l’ús addictiu, la utilització com a mitjà d’assetjament, publicacions ens xarxes socials, però aquest debat, es pot solucionar amb l’educació, donat que educar amb el mòbil, també és fer-ho sobre l’ús del mòbil, i aquí pot ser, és on està el repte present.

Com a punt final, fora de l’exposició de la taula rodona, m’agradaria nomenar a:

Mark Prensky que al 2001 va utilitzar el concepte de nadius i immigrants digitals per distingir els nascuts entre pantalles i botons dels que van néixer en el món analògic i han anat incorporant aquestes eines en diversos estadis de la vida. Una dècada després, el mateix Prensky va ampliar la seva teoria amb la noció de saviesa digital. Perquè es tracta de comprendre que l’entorn digital és un nou tauler de joc, amb noves regles, nous rivals i nous horitzons. Hem d’aprendre i ensenyar a jugar en aquest altre escenari, i és important que tots els actors (joves, educadors, professors, tècnics…), estiguem capacitats digitalment per afrontar els nous reptes.

De la Participación Simple a los Espacios de Participación

Después de varias sesiones orientadas a la participación social o comunitaria de los jóvenes, necesito hacer hincapié en una serie de cuestiones que me hacen reflexionar respecto a la implicación y a la participación en mi entorno más cercano.

Tras deliberar sobre los tipos de participación, según la categorización presentada en el módulo de la UB sobre Juventud, Educación y Participación y tras la visita a diferentes equipamientos de participación juvenil en el distrito de “Nou Barris” de Barcelona, me pregunto, ¿Por qué hay jóvenes que se implican más en las decisiones o actividades de su entorno más inmediato y porque hay otros que parece que no tengan ni voz ni voto? ¿Es falta de interés? ¿Es responsabilidad de alguien esa falta de interés? Evidentemente, hay factores que condicionan estas respuestas y que dependen de un proceso histórico de lucha o un contexto de “necesidad” percibido por la sociedad, que desemboca en respuestas activas de la población. Pero más allá de estos condicionantes ¿Qué factores hay que tener en cuenta?

Desde mi punto de vista, los jóvenes, en su mayoría, se limitan a una participación simple, entendiendo esta como aquella que consiste en una mera presencia. Por lo que sería interesante fomentar la implicación de ellos en procesos participativos más significativos. Existen varios componentes fundamentales en el desarrollo de una participación más significativa, pero hay dos que me parecen de especial interés y que ayudarían en la construcción de respuestas para las preguntas iniciales. En primer lugar, la capacidad de decisión, concepto que está compuesto por dos significados, por un lado, hablaríamos de la competencia psicológica del individuo, la cual hace referencia al nivel de desarrollo, a las experiencias previas de participación o a la información de la que dispone sobre el asunto a tratar y por otro lado, se refiere a la capacidad de decisión como un derecho limitado por aspectos contextuales, legales, políticos, etc. En segundo lugar e íntimamente relacionado con la competencia psicológica mencionada anteriormente, nos enfrentaríamos al concepto de información o consciencia que se requiere para poder fomentar una motivación de participación, ya que la ignorancia respecto una temática difícilmente genera estímulos favorables para intervenir en algún proceso participativo.

En mi opinión, no hay una inexistencia de canales o mecanismos a disposición de la población para articular propuestas participativas, talvez mejorables y en según qué localidades poco promovidos,  pero existentes.  Donde creo que existe la carencia es en el fomento de las competencias de los individuos, en la escasa información y acciones para capacitarlos de un espíritu reflexivo y crítico, y ese es el gran objetivo que debería de tratarse desde los profesionales de juventud o desde los diferentes organismos o instituciones en las que se encuentra la población juvenil. Además de fomentar este espíritu reflexivo, es necesario informar a los jóvenes de que existen estos canales y que están a su disposición para poder así capacitarlos desde etapas muy tempranas para hacer uso de ellos, haciéndolos conocedores de las posibles repercusiones positivas que puede conllevar el uso de estos mecanismos. Hablo de los espacios estables de participación (consejos locales de juventud, mesas de jóvenes, etc.) y de los espacios puntuales de participación (foros, encuentros, etc.), los cuales ofrecen o deberían ofrecer una oportunidad para crear redes comunitarias juveniles, fomentar la adquisición de capital social y experimentar o conocer de manera directa y vivencial los procesos participativos que pueden tener una función de aprendizaje en la cultura participativa de la que quiero hacer promoción en esta publicación.

Referencias:

Trilla J. y Novella A. (2001): Educación y Participación social de la infancia. Monográfico: Sociedad Educadora. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación la Ciencia y la Cultura. Revista Iberoamericana, núm. 26, pàg. 137-164.

SER JOVE: Repte d’un món canviant

Bon dia!

L’entrada d’aquesta setmana al blog…

… pretén ressaltar la importància i la necessitat d’oferir una intervenció òptima i ajustada a les característiques dels nostres JOVES per tal de poder facilitar i fomentar l’accés i l’assoliment d’una adequada transició a la vida activa. Podreu complementar aquest post amb entrades fetes per altres companys tals com ¿Los jóvenes son el futuro o el presente? o XARXA TREBALLEM AMB JOVES

Primer de tot, dir que per poder oferir una intervenció integral que permeti atendre la globalitat de cada una de les situacions presents cal que partim de la base següent: vivim en una societat canviant, fet que fa que sorgeixin noves necessitats i que en desapareguin d’altres. Alhora, cal tenir en compte que cap persona és igual a una altra i que, per tant, cadascú viu o experimenta la seva pròpia transició de diferent manera. Més independència, més capacitat de decisió i d’autogestió, més evolució i flexibilització de les normes legals i socials, més diferenciació entre els itineraris personals dels subjectes, moviments com el capitalisme o la globalització, entre d’altres, són alguns dels aspectes que han anat apareixent, influint i assentant-se en la nostra actualitat. És per això que, com a futurs professionals de l’àmbit juvenil, cal tenir-los presents per tal de poder guiar i orientar la intervenció socioeducativa cap a la voluntat i la necessitat real de cada un dels nostres joves.

Centrant-nos en l’individu en sí, dir que cada persona és un món, un món que conté potencialitats i possibilitats diverses en base les experiències vitals significatives, la família i el context que l’acompanya en el procés de transició a la vida activa. Tal i com Casal, García, Merino i Quesada (2006) senyalen, aspectes com la família d’origen (obrera, classe alta, etc.), l’itinerari educatiu (fracàs, èxit, etc.) la transició escola – treball (precoç, lent, etc.), l’itinerari laboral (activitats marginals o altament qualificades, etc.) i l’estratificació social (estabilitat, problemes econòmics, etc.), esdevenen punts claus per a la configuració del procés de transició a la vida activa. Segons com siguin viscudes aquestes etapes i en funció de les característiques de cada un d’aquests factors, els joves adoptaran i assumiran una determinada actitud o posició enfront el seu futur personal, social, laboral i professional.

Per poder donar sentit a la intervenció socioeducativa que com a professionals podem oferir als col·lectius que es troben en situacions de vulnerabilitat, cal creure i confiar fermament en què el canvi és possible. Res és per sempre i és per això que quan ens trobem davant de casos que experimentin transicions amb manca d’èxit o que no esdevinguin del tot positius, serà necessari saber transmetre el missatge que existeixen segones oportunitats que poden fer-te millorar, canviar i transformar el teu pas i posició. Això ens possibilitarà el compromís i la confiança dels subjectes per voler i poder millorar el seu present i, per conseqüència, el seu futur.

Una de les metodologia que possibilitarà la promoció d’aquest ideal és la que es centri en oferir un seguit d’eines i estratègies que permetin l’aprenentatge significatiu del jove a través d’un enfocament globalitzador i de transversalitat de continguts. A través de dinàmiques, de la participació activa, del diàleg i la cooperació, de la reflexió, etc. és com es podrà treballar en base un seguit de competències com l’empatia, el respecte, la responsabilitat, la conscienciació i la sensibilització. Tot aquest conjunt és el que, al cap i a la fi, acabarà facilitant l’oferiment d’una pràctica socioeducativa centrada en fer protagonista al jove del seu propi procés de millora i de transformació, augmentant així, la seva implicació i motivació envers la seva transició a la vida activa.

Bibliografia

Casal, J., García, M., Merino, R., i Quesada, M. (2006). Itinerarios y trayectorias: Una perspectiva de la transición de la escuela al trabajo. Trayectorias: Paradigmas laborales a debate, (22), 9-20.

¡Aviso a viajeros! Próxima estación: Políticas de Juventud.

Un acercamiento al artículo: ‘¿Políticas de Juventud? ¿Qué Políticas?’ de Comas-Arnau, D. (2007).

En este momento de crisis en el que nos encontramos, es necesario reflexionar y replantearnos el futuro y, quizás, continuidad de algunas políticas de Juventud. Es por ello, que esta entrada tiene como finalidad hacer una pequeña reflexión sobre el artículo ‘¿Políticas de Juventud? ¿Qué políticas?’, de Comas-Arnau.

En este escrito, para comprender en la actualidad los planteamientos de futuro de las políticas de Juventud, destacaría la opinión de los técnicos de juventud de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos sobre la definición de las políticas de Juventud, agrupadas en cinco ejes temáticos (consolidación, discurso de transversalidad, afirmación, conocimiento y Participación); la necesidad de reflexionar sobre la diversidad de los jóvenes frente a la uniformidad de la categoría de Juventud y las etapas y situaciones por las que transitan los jóvenes; la incorporación de las aportaciones de otros organismos como Juventud en acción 2007-2013 y el Banco Mundial; y la utilidad de las administraciones en el desarrollo de las políticas de Juventud.

En relación con la opinión de los técnicos de Juventud de las CCAA y Ayuntamientos, llama la atención las diferencias sobre el conocimiento de los términos y conceptos sobre las políticas de Juventud entre técnicos de unas administraciones y otras, siendo los técnicos municipales los que, según este artículo, presentan una mejor base cultural sobre políticas de Juventud. Sería interesante que las administraciones invirtieran en coordinación y formación de los técnicos para ser más precisas y coherentes en las definiciones de sus políticas.

Me parece importante para tener en cuenta a la hora de diseñar políticas de juventud, las diferentes etapas y situaciones por las que los jóvenes transitan, las diferentes edades y los escenarios vitales que acompañan a cada edad, van de ser factores clave para determinar el diseño de las políticas de juventud. En este sentido me parece una aportación relevante la manera en que Comas-Arnau reflexiona sobre el estudio mostrado por Amparo Lasén, en el que muestra la fuerte relación entre el retraso en la edad de emancipación y la exigencia formal, y estricta de responsabilidades familiares y laborales.

Llama a la atención que cuando se habla sobre la diversidad de los jóvenes frente a la uniformidad de la categoría juventud y en lo referente a la emancipación asociada a partir de los 25 años, relacionada con el acceso a la vivienda, la postura de los investigadores y otros actores institucionales no se dirijan a los jóvenes en sí, sino que lo hacen como hecho social y en términos económicos.

Sobre las aportaciones de otros organismos, destacaría la del Banco Mundial, que resalta la emancipación como pieza clave y que con sus cinco apartados (aprender para el trabajo y la vida, salir a trabajar, crecer de forma saludable, formar familias y ejercer la ciudadanía), pienso que viene a confirmar lo que se dice en el párrafo anterior sobre la mirada a la emancipación en términos económicos.

Por otro lado, estoy de acuerdo en que las administraciones son útiles para la aplicación de las políticas de Juventud, siendo las propuestas europeas (Juventud en Acción 2007-2013).

La Tuerka – Distrito Federal ‘JUVENTUD’

¿Los jóvenes son el futuro o el presente?

Una frase muy utilizada por parte de los poderes públicos es la de “Los jóvenes son el futuro”. Asociar juventud con futuro es propio cuando el poder ejecutivo y legislativo está en manos de “adultos”. ¿Qué elementos no visibles y cuál es la motivación de dicha afirmación? En estos años de agudización de la crisis económica y de la pérdida de autonomía de los Estados la capacidad de los gobiernos de resolver los problemas de desempleo, educación pública y de calidad, etc., principalmente concentrados en los sectores más jóvenes de la población, ha facilitado un discurso legitimador de las elites dominantes buscando posponer las expectativas de las jóvenes generaciones para cuando estas lleguen a la adultez. Al decir que “los jóvenes son el futuro” en realidad lo que se está diciendo es que no se tienen alternativas para el presente. Resulta paradójico tratar al ciclo vital más creativo, enérgico y espontáneo como un tiempo de transición en el que deben ser pospuestas las expectativas hasta llegar a otra etapa que realmente es la plena, la no transicional. No hace falta profundizar en el tipo de modelo de desarrollo del mundo actual para afirmar que ese puerto final, esa etapa en la que termina la transición no existe. Toda la vida del ser humano se desarrolla entre transiciones y cada etapa, cada momento, cada transición tiene su sentido propio y, sobre todo, sus expectativas propias.

Por tanto, las transiciones son procesos llenos de vida, en contraposición a lo estático, a lo establecido. Esto es, un momento de posibilidades de crítica y construcción de algo nuevo. Y más hoy en día, que los expertos aseguran que estamos ante el final de una época, que el capitalismo y sus diferenciaciones entre seres humanos es insostenible. Pues bien, este cambio necesario de modelo económico, de intercambios a nivel global, necesita nuevas estructuras donde la población joven tenga acceso a los recursos y el diseño de las estructuras de toma de decisiones. Se debe aprovechar la creatividad y la capacidad de transformación social que la juventud brinda al conjunto de la sociedad para reinventarla. Hay que construir una consciencia ciudadana que vea al joven como parte de la solución no como parte de un problema.

futuro_jovenes

Actualmente, se abre un debate respecto a la oferta laboral. Según los expertos las tasas de desempleo seguirán aumentando. Esto es, que aunque aparezcan nuevas formas de contribuir a la sociedad y de “ganarse la vida” se destruyen más oficios de los que se crean. El analista Paul Mason asegura que “el capitalismo ha agotado su capacidad de adaptarse” y vaticina el final del trabajo: “en treinta años habrá la mitad de empleos”.

Se puede consultar el artículo en este enlace:En 30 años habrá la mitad de empleos

Que el capitalismo ha agotado su capacidad de adaptarse es una afirmación que podría debatirse puesto que un sistema económico que no puede absorber sus propias contradicciones es un sistema económico fallido desde sus inicios. En cualquier caso, es evidente que más que en una época de cambios estamos ante un cambio de época.

a

Es cierto, que surgirán nuevos empleos, nuevas formas de contribuir a la sociedad pero incluso los economistas más optimistas señalan que el desempleo solo lo resolverá la educación y la creatividad. Y una de las mayores fuentes de creatividad está en la población joven. Por tanto, ¿Se le podrá dar sentido a la frase de “La juventud es el futuro”? ¿Habrá que cederles el protagonismo presente a los y las jóvenes para que exista ese futuro?